Nuestra crónica de la conferencia sobre el TTIP (II) Ponencia de Gabriela Vázquez

Ver anterior

Gabriela Várquez centró su disertación en tres bloques:

  • Objeto del TTIP
  • TTIP como combate entre dos modelos agrícolas, diferencias de legislación en el mundo agrícola
  • Medidas y acciones que nosotros como individuos podemos realizar.

El TTIP es un tratado propuesto por Estados Unidos que tiene por objeto eliminar las barreras arancelarias, tales como leyes y normativas. Para ello utiliza un mecanismo que es el de intentar que la normativa existente en la UE tienda a coincidir con las leyes de estadounidenses mediante su modificación y así poder tanto sortear éstas, ya que son más restrictivas y protectoras que las estadounidenses, como influenciar en la promulgación de nueva legislación en la UE para poder hacerla más favorable a sus intereses.

Una de las consecuencias de este posible tratado es que las grandes empresas tendrán mucho más poder que en la actualidad y podrán echar pulsos a los gobiernos ante organismos privados de resolución de conflictos. Este punto intenta ser minimizado, pero el hecho es que, en caso de aprobación del tratado, las grandes empresas podrán denunciar a los gobiernos ante tribunales internacionales privados y en caso de ganar los litigios, los gobiernos, y en consecuencia sus ciudadanos, estarían obligados a indemnizar a las empresas con cantidades millonarias.

Otro aspecto destacable es el cambio de enfoque y política que rige en la UE respecto a la comprobación de que un producto sea nocivo o no, el denominado “principio de precaución”. En los EEUU para que un producto sea considerado como nocivo hace falta demostrar el perjuicio para prohibirlo. A diferencia, en la UE, un producto puede ser considerado como nocivo si antes de que cause algún perjuicio proveniente de su uso se tienen indicios fundados de que puede ser así, y no hace falta demostrarlo a posteriori mediante la recolección de evidencias y datos que provengan de su utilización.

En cuanto al combate entre modelos agrícolas podemos establecer que el TTIP enfrenta dos modelos:

  • Modelo de agricultura campesina, que aboga por la presencia de personas en el campo, defensa del mundo rural vivo y de que sean los pueblos los que decidan el tipo de agricultura.
  • Modelo de agricultura industrial, que aboga por la agricultura intensiva y en grandes superficies con un mundo rural aletargado, con poca presencia de personas en el campo y una extenuación de la capacidad productiva de la tierra.

El modelo estadounidense es el segundo y es el que pretenden impulsar e implantar como único modelo en la UE.

Este tipo de tratado dificulta que los productores sean locales y que se reduzca la actual tendencia de consumir productos de países muy lejanos en vez de los producidos en zonas cercanas y países limítrofes.

El TTIP a su vez podría tener gran impacto en el cambio climático, al ser éste influenciado en gran medida por la agricultura. Un modelo industrial dificultaría las cosas para un modelo alternativo y, por tanto, se ralentizarían o pararían los cambios necesarios a llevar a cabo.

Por otra parte, el sector agroquímico y de semillas se vería afectado muy negativamente. Este sector es vital para tomar decisiones que afectarían al mundo en su globalidad, como por ejemplo qué tipo de semillas y qué tipo de agricultura se realizará.

Por ello este sector está muy representado en el comité negociador del posible tratado, y tiene importantes lobbies de influencia que presionan a los gobiernos que conforman la UE. Esto es un hecho que tiene consecuencias directas como que, a día de hoy, la mayor parte de las reuniones de los representantes del comité negociador de la UE han sido mantenidas con estos lobbies de representación de las empresas multinacionales en lugar de con otros organismos, asociaciones o entidades involucradas y afectadas por las consecuencias de este posible tratado.

Otro aspecto destacable es la gran diferencia en legislación relativa a la agricultura en temas fundamentales como: los pesticidas, los transgénicos, la denominaciones de origen y las compras a productores locales para suministrar a organismos públicos.

En relación a los pesticidas el grupo de presión estadounidense está muy interesado para que les favorezcan la legislación por lo que presionan a los gobiernos para conseguir tanto mejoras como su favor y su complicidad.

Otro mundo muy relevante y de vital importancia son los productos transgénicos ya que en la UE hay solamente un par de productos transgénicos de maíz, aprobados mientras que en estados unidos la cantidad es muy grande y además la aprobación de uno nuevo es muy sencilla.

Con respecto a las “denominaciones de origen”, éstas no existen en los estados unidos por lo que su delegación está intentando eliminarla mientras que la UE se resiste a ello.

Otro aspecto es el relativo a la protección de productos a productores locales para abastecer a entidades de carácter público que den servicios de comidas u otros productos agrícolas. En este caso es la UE quiere que se elimine este privilegio de las empresas estadounidenses para poder competir e introducir sus productos.

Desde Ecologistas en Acción Cantabria, se suministraron diferentes canales y organismos a través de los cuales se puede obtener información acerca del TTIP que se relacionan a continuación:

 

Ver siguiente

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *